La tumba de las seis balas

Lista de personajes: Se deben pedir tres personajes que se asignarán por orden de llegada y orden de preferencia dentro de esos tres. Los personajes marcados en rojo ya están adjudicados por un jugador. Las asignaciones se realizarán en cuanto se compruebe el pago de la reserva, que dependiendo de la entidad puede tardar entre 24 y 48 horas.

Las autoridades (6):

Para que se cumplan las leyes de la ciudad, debe existir un fuerte gabinete que vele por su buen funcionamiento. La familia McFlanagan perteneció al primer grupo de colonos que conquistaron el viejo fuerte, y gracias a su ambición han logrado alzarse con el liderazgo. 

- El señor alcalde Frank Thomas McFlanagan. El señor McFlanagan lleva gobernado la ciudad cinco años, justo desde el momento en el que falleció el anterior mandatario, su padre. Es muy estricto con las leyes, y actualmente se encuentra enfrascado en la gestión de la llegada del ferrocarril a la ciudad.
- La señora Marie McFlanagan. Joven y delicada esposa del alcalde. Muchos cuestionan su fidelidad hacia Thomas dadas sus diferencias tanto de ideales como de edad. Ayuda y toma decisiones casi tanto como él. En multitud de ocasiones ha ejercido como juez, y aunque su delgada figura haga pensar lo contrario, tiene un gran carácter y sus decisiones son firmes, además de manejar el rifle como un autentico cazador.
- El señor Clifford Conelly: Es el secretario del Alcalde. Nadie tiene una cita con el alcalde sin su consentimiento. Ayuda al alcalde en todo lo que le permite su apretada agenda visitando los diferentes negocios de la ciudad. Lleva la contabilidad y los impuestos.
- El Sheriff John Addams: El brazo de la ley y la autoridad. Incrédulo y avispado, ha encerrado a más delincuentes que ningún otro sheriff en Perdición.  El incorruptible, así lo llaman los pillos de la ciudad.
- Barry Addams: Hijo del sheriff y su ayudante numero uno. Barry obedece a su padre y lo idolatra como un modelo a seguir. Es muy hábil con el revolver y actúa siempre de forma correcta.
- Brad Gilligan: El ayudante del sheriff numero dos. A este le temen más incluso que al propio sheriff dada su conducta violenta y facilidad para apretar el gatillo. En más de una ocasión ha arruinado fiestas en el saloon por su intolerante conducta (y sus deslices con la  bebida).

El saloon Montenegro Royale (5):

Si eres un viajero que busca algo de diversión, compañía o  simplemente una buena copa, este es tu sitio. En el saloon podrás disfrutar de la actuación de sus preciosas chicas, jugar una buena timba de poker y pasar tus horas muertas a cubierto del insondable sol o la fría lluvia.
 
- Morgan McArthur: El dueño del saloon. Morgan ni fía ni presta, atendiendo a los indeseables con su Winchester para invitarles a que se marchen. Últimamente tiene algunos problemas de más por culpa del anterior dueño del establecimiento, aunque no suele entrar en detalles.
- Anthony McArthur: El hermano ejerce más de vigilante del saloon que de camarero. Al ser un lugar de paso para gente de baja calaña, alguien tiene que poner ojos y oídos en lo que se cuece entre las mesas, y nada mejor que gestionar los juegos de azar y las apuestas que se realizan para mantener a raya cualquier indicio de problemas.
- Madamme Úrsula: Encargada de las bailarinas. Una hermosa y “bien dotada” mujer con grandes aptitudes para la música y el cante. Sus espectáculos cabareteros hacen llenar el saloon con mucha frecuencia. Algunos cuestionan su oficio por otro más escabroso, pero ella remarca constantemente que es una “gran artista” y nada más.
- Scarlett: Una bella y vivaracha jovenzuela que llegó a la ciudad hace pocos meses sin rumbo fijo. Úrsula se hizo cargo de ella y desde entonces es su ojito derecho y mejor bailarina del saloon.
- Priscilla: La otra integrante del escueto grupo de bailarinas de Úrsula. De origen humilde, es una de las hijas de la familia de granjeros de las montañas, de donde huyó hace ya varios años por diferencias con sus padres al pretender que tuviera una vida anclada al ganado y la cosecha. Desde entonces es considerada una furcia por su familia, y al igual que Scarlett, es una especie de hija adoptiva de la madame.

Los negocios de la ciudad (7):

Perdición es una fructífera ciudad en la que existen todo tipo de negocios y lugares para el ocio y el divertimento, por lo que gran parte de la economía se sustenta en base a estos establecimientos. El banco, una barbería, una carpintería así como otras tantas tiendas que venden desde especias hasta las mejores balas forjadas del estado son algunas de las cosas que se pueden encontrar.

- Thomas Freeman: El banquero encargado de gestionar las ganancias de los depositarios, de hipotecar propiedades y realizar todo tipo de administraciones. Tom es un hombre de negocios, y todo hombre de negocios mantiene una empresa para ganar dinero, por ese motivo Tom nunca pierde, a no ser que quieras robarle, entonces estarás en un verdadero aprieto. “Si no tienes dinero y no sabes si vas a tenerlo este no es tu sitio amigo”. Es lo que suele decir Tom a los listillos que intentan timarle.
- Charlie Gilligan: Es el ayudante y guardaespaldas de Thomas. Hermano de uno de los ayudantes del sheriff, Charlie es un corpulento pistolero que se encarga de recordar a los morosos  sus deudas con el banco. Existen ciertas tensiones con su hermano ante las pequeñas diferencias que la alcaldía y el banco tienen al llevar ciertos negocios.
- Albert LaMorgue: Muchos dicen que es su agrio olor, y otros la impertinencia de sus preguntas a los ciudadanos de cara a su esperanza de vida, pero el caso es que el señor LaMorgue no es muy bien avenido en la ciudad. Aun así, por desgracia y para suerte de él, su negocio es de los más fructíferos de la ciudad. Además de carpintero, ejerce de sepulturero, siendo el proveedor de ataúdes y gestor de ceremonias póstumas a los probres ciudadanos que lo necesiten.
- Matthew Ross: Dueño de la barbería, lleva en el negocio casi desde la fundación de la ciudad y nunca le ha ido mal. Un diente, una herida de bala o un corte de pelo te pueden llevar hasta él. Un negocio redondo que siempre tiene lista de espera para recibir clientes. Además combate a los vendedores de elixires mágicos y demás engañabobos para no compartir sus ganancias con competencia alguna.
- Jimmy McFlanagan: El hijo del alcalde decidió apartarse de los temas políticos y burocráticos para dedicarse a su verdadera pasión, la medicina. Ahora ejerce como aprendiz de Matthew en las diversas tareas que le asigna, aunque siempre está bajo la atenta mirada de sus progenitores.
- Beatriz O`Donnell: Dueña de la tienda de provisiones y material para las granjas (semillas, abonos y demás). Su relación con el resto de habitantes suele ser bastante cordial, aunque desde que empezó a dar crédito para poder realizar algunas compras algunos de sus clientes la suelen rehuír al final de mes. Suele ser vista en compañía de la liga de las Señoras por la Decencia, aunque no participa activamente de sus manifestaciones o quejas sobre el saloon u otros atisbos de indecencia.
- Thomas Madison: Dueño del taller de armas y municiones. Es el principal suministrador de municiones de la zona, así como encargado de reparar armas de fuego. Es el principal enemigo de las Señoras por la Decencia, ya que es un blanco de las quejas de estas que afirman que sin armas no hay violencia. Thomas es un buen tipo que antepone el negocio a cualquier cosa y no hace distinciones para vender su mercancía, siempre claro dentro de la ley. REQUISITO: Conocimiento del manejo de réplicas de airsoft.

El ferrocarril (4):

La construcción de las vías del tren acaba de llegar a las puertas de la ciudad, pero queda una gran tarea burocrática por delante para que las obras puedan proseguir su camino en los meses siguientes. Un magnate encargado de gestionar el ferrocarril y sus obreros orientales ahora deambulan por la ciudad.

- El sr. Silverman: Muchos le conocen, pues ha llegado a oídos de todos que gracias a la fortuna que ha amasado a lo largo de su vida, compra negocios e incluso pueblos enteros a base de sacos de oro. De sus gestiones con la administración depende que se construya una estación para el tren en la ciudad o no.
- Sean Hong: Este vivaracho joven de ojos rasgados es todo un misterio. Al caer la noche algunos le han visto golpeando árboles en el bosque del páramo, por lo que muchos creen que está loco.
- Kung Fao: Este fornido extranjero es capaz de trabajar por 10 hombres. Su enorme fuerza unida a su eficiencia a la hora de llevar órdenes a cabo le han hecho ejercer además de trabajador en el ferrocarril de guardaespaldas del sr. Silverman.
- Mei Ling: La hermana de Sean Hong se unió a la expedición para cuidar de su hermano. Para ello tuvo que hacerse pasar por un hombre dadas las restricciones que impone el propio sr. Silverman. Este secreto, unido a los duros trabajos impuestos por la construcción del ferrocarril hace de la estancia de Mei Ling en Perdición un infierno. 

Gentes de la ciudad (11):

- Charles Spencer: Es el dueño de media ciudad, la mina y las tierras del este, incluido el bosque. Spencer deambula por la ciudad alardeando de su estatus. Administra poco sus tierras, aunque está muy atento del trasiego de la gente, y no le gusta que ningún maleante deambule por su ciudad, como el suele decir. Tiene varios hombres a su disposición para resolver los problemas que se tercien.
- Pierce Wilson: La mano derecha del señor Spencer. Un tipo listo que se pegó al hombre más rico de la ciudad para garantizarle su seguridad a cambio de un salario fijo, algo difícil en estos tiempos.
- Chris Parker: También conocido como “cuatro ases Parker”, es otro de los chicos de Spencer. Hábil con el revolver, pero mas hábil con las cartas, por lo que es un cliente habitual de tabernas y casinos.
- Reverendo Brown: En estos tiempos, la religión y los rezos no suelen protegerte de las balas, así que el padre Brown ha llegado a la conclusión de que cualquier tipo de ayuda es buena. Por eso, ejerce como un segundo sheriff en la ciudad elegido por el señor, y usa diversos métodos para recoger a las ovejas descarriadas según convenga cada situación, aunque haya que desenfundar el arma santa. Y no, no es un crucifijo.
- Maude Brown: La joven y hermosa mujer del reverendo Brown es una persona de moral intachable, ferviente defensora de la decencia y compañera de infortunios de su marido. Es la líder de la liga de mujeres por la decencia, la agrupación de féminas de la ciudad que vela por el bienestar de los habitantes de Perdición.
- Manuel Aparicio: El mejicano Manuel, al igual que otros tantos sureños, se vio seducido por las bondades de la ciudad, y dado que sus obligaciones y quehaceres en la vida son bastante escasos, decidió apoyar su espalda en los muros de Perdición, de donde nunca se ha movido. Una buena sombra y una botella de tequila son sus únicas compañeras.
- Umushu: Este indio cherokee dejó atrás a su pueblo cuando era joven, por lo que ha vivido casi toda su vida en la civilización. Aun así, su talante y sus pensamientos son más de un gran líder de tribu que de un rostro pálido… pero de nada sirve todo ese conocimiento y reflexión cuando la edad marchita el cuerpo.
- William Whiskey: Por méritos propios, Willy es oficialmente el borracho de Perdición. La cantina es su casa, y el porche de entrada su dormitorio. No suele hablar mucho, y lo poco que dice carece de sentido entre gruñidos y balbuceos. Pero un borracho nunca miente, y aunque el resto de sus sentidos estén bastante atrofiados, sus oídos están siempre al tanto de todo lo que se cuece.
- Tobías Whamthorn: Hijo de la viuda Whamthorn. Abandonó la casa de su madre por su carácter rebelde e ingobernable. Es un chico de la calle que sobrevive realizando pequeños trabajos de diversa índole. Ha visitado la cárcel del pueblo en más de una ocasión por pequeños hurtos, aunque su madre siempre le ha sacado de los problemas.
- Tim Fallon: En su juventud cometió el error de participar en un par de asaltos a varias diligencias y bancos. Pasó muchos años en la cárcel, cosa que le hizo recapacitar y reformarse como persona. Al volver a su pueblo natal fue recibido con frialdad. Sin embargo, debido a las lesiones ocasionadas en su captura y agravadas en la cárcel, la gente sintió lastima por él y poco a poco se fue haciendo un hueco en los corazones de sus vecinos, que lo han ayudado lo suficiente para que no se muera de hambre. Trata de no ir nunca armado para evitar se detenido siempre como ex convicto que es.
- Phillips Mancuso: Es el encargado del puesto de la diligencia, y por tanto de los correos y del telégrafo. Tiene una relación estrecha con los trabajadores del banco ya que en algunas ocasiones ha tenido que llevarle el dinero de la nómina de los mineros o de los trabajadores del ferrocarril. Es un tipo íntegro y diligente. Todas las comunicaciones con el exterior tienen que pasar por sus manos o por sus oídos.
- Jeremy Baxter: De los pocos mineros que insisten en sacar provecho de la vieja mina a las afueras de la ciudad, llegó buscando fortuna durante la fiebre que se desató hace unos años cuando se descubrió el hallazgo. Su obsesión es encontrar una veta que le convierta en el Rey Midas del Oeste.

La banda de Duck Janiels (5):

Todos conocen las fechorías de esta banda, pero saben cubrirse las espaldas, y nunca existen pruebas directas para colgar a estos cinco forajidos. Llegaron hace unos días a la ciudad, y aunque el Sheriff y sus hombres no les quitan el ojo de encima, nadie sabe realmente cual es el motivo de su visita.

- Duck Janiels: El cabecilla de la banda. Su mal carácter y sus métodos pocos ortodoxos hacen que la gente se aparte a su paso. Un hombre ambicioso y manipulador, que persigue sus objetivos sin importar lo que hagan los demás. De ahí que sus secuaces no se atrevan a plantarle cara y sigan sus instrucciones son rechistar.
- “Apisonadora” Joe: Este imponente y corpulento amasijo de carne es el protector personal de Duck. Si su líder es temido por su malicia, Joe lo es por la fuerza de sus puños. Se dice que en su juventud cazaba búfalos con sus propias manos.
- Peter Sullivan: La cabeza pensante de la banda. Sus conocimientos en diferentes campos hacen de él una pieza clave para los “negocios” de Duck, agenciándose su jefe todas las ideas de Peter.
- “Dinamita”Jean: Aunque Bill comenzó como minero en las canteras del norte, fue descubierto por Duck gracias a su gran “afición” a la dinamita y los explosivos en general… aunque con saber su nombre ya se puede intuir su función en el grupo.
- Ramón Rodrígues: Mariachi de profesión, truhán en su tiempo libre. Conquista a las damas con sus tonadas y melodías, y ameniza las jornadas de sus compinches. ¿Entonces, qué pinta Ramón en este grupo de rufianes? Pon una botella de tequila a 50 pies de distancia, y si no tiene sed y lleva una pistola en la mano, sabrás por qué.   

Granjeros y familias (15):

Aunque la economía de Perdición se sustenta en base a las recaudaciones de los diversos comercios y establecimientos para los viajeros, gran parte de los ciudadanos se ganan la vida cultivando las difíciles tierras colindantes, secas por naturaleza pero necesarias para sacar adelante el ganado y los pocos cultivos capaces de resistir el sol de justicia que impera en la meseta.

- Bob Doland: Conocido por sus buenas cosechas. Incansable y gran trabajador, ha sabido salir airoso de los problemas de riego que sufre la región. Se dice que tiene la facultad de oler el agua o la lluvia. Es un enemigo conocido del magnate Charles Spencer, por sus demandas sobre la propiedad y uso del arrollo, por no hablar de la libertad de paso de los rebaños y las alambradas que los granjeros ponen para proteger sus cosechas.
- Mariel Doland: La perfecta esposa de Bob Doland. Su familia, los Blacksmith, siempre ha estado muy unida a su hija y su esposo. Desde niña ha ido conociendo todos los recodos de la zona así como sus mejores zonas de caza y siempre ha tenido muy buena puntería. Cuando tiene que hacer un buen pastel de carne no duda en quitarle el polvo a su viejo rifle.
- Carl Doland: Hijo de Bob y Mariel Doland. Aunque invirtieron una fortuna para que su hijo se hiciera un hombre de provecho estudiando en las grandes ciudades del norte, regresó a Perdición para ayudar a sus padres con la cosecha. En ocasiones ha demostrado su gran inteligencia y habilidad arreglando algunos aparatos modernos como telégrafos o cámaras de fotos. Nadie se explica su obstinación en no buscarse un buen trabajo en una gran ciudad.
- Bartolomé Blacksmith: El viejo Bart es conocido como el colonizador, ya que si bien no fue de los primeros en haber llegado a estas tierras, sí que formó parte del grupo fundador. Es el ciudadano más viejo del pueblo. Tiene sus achaques y sus manías pero es bien respetado al ser el guardián de todos los recuerdos del pueblo, incluso de acontecimientos sucedidos cuando los indios eran los dueños y señores de la zona.
- Jerome “Jeff” Blacksmith: Primogénito de los Blacksmith y padre de Mariel Doland. Más bruto que un arado pero mas tierno que el pan recién hecho. Todos los granjeros saben que pueden contar con él para cualquier cosa, aunque es temido por su mal beber. Sus tierras están algo más alejadas del arroyo lo que le supone un gran problema para sus cosechas. Esta última estación esta resultando muy seca, por lo que busca desesperadamente otros métodos para subsistir.
- Cristine Blacksmith: Vivaracha esposa de Jerome. Es conocida en toda la región por haber ganado seis veces consecutivas el concurso de Chili Picante, según parece de una receta que llego con los colonizadores y se perdió con el tiempo. Forma parte del comité de Señoras por la Decencia y ¡ay de ti si estas en su lista!
- Catherine Whamthorn: Viuda del legendario Tobias Whamthorn, conocido pistolero que inició su carrera como asaltador de caminos pero decidió entregarse y redimirse por amor hacia su esposa, quien lo esperó durante años para poder vivir el resto de sus días, pero un acabó con el por viejas rencillas. Desde entonces trata de sacar adelante su granja y se rumorea que ha tratado de contratar a varios pistoleros para vengar la muerte de su marido.
- Preston Carter: Es un buen granjero pero suele tener bastante mala suerte con sus cosechas y tiene que subsistir realizando alambre de espino para sus compañeros granjeros, aunque eso le ha creado antipatías por parte de los ganaderos. Está a punto de perder su granja a manos del banco. Según se rumorea suele rondar las tierras de Catherine Whamthorn.
- Isaac Gilligan: Patriarca de la familia Gilligan. Tantos años picando piedras bajo la mina le han afectado con los años, y casi ha perdido del todo la chaveta. Aun así, ha logrado sacar adelante a sus tres hijos tras la temprana muerte de su esposa. Todavía ejerce su oficio en busca del hallazgo definitivo que le jubile.
- Vanessa “La bruja” Gilligan: La otra hija del viejo Isaac. Desde siempre pensó que tenía aptitudes para la videncia tras relacionarse con los indios de las cordilleras, por lo que tomó la adivinación como oficio, y parece que suele acertar en sus predicciones.
 - Lester Mortimer: El cabeza de familia. Llegados de Irlanda hace algunos años han sabido hacerse un sitio entre los territoriales granjeros, aunque no fueron muy bien recibidos en el pueblo, considerándolos extranjeros a pesar de los años transcurridos. Tiene buena mano con la tierra, acostumbrado a trabajar tierras de labranza inhóspita. Es conocido por sus baladas irlandesas y su gran conocimiento sobre supersticiones y espíritus.
- Awen Mortimer: La vigorosa mujer de Lester forma parte de la liga de las mujeres por la decencia, ya que a pesar de ser su marido Irlandés, ella es Americana. Es una buena persona, aunque tiene tendencia a darle alguna que otra lección a su marido acerca de la rectitud y los excesos del alcohol.
- Dexter y Morgana Mortimer: Los mellizos hijos de Lester y Awen, son inseparables, aunque ahora que comienzan a ser mayores, sus escarceos con las chicas y chicos parecen resentir su unión. Dexter tiene posibilidades de ingresar en el ejército si consigue el permiso de su padre. De Awen se espera de que consiga un buen marido, aunque la fama de su madre llega a salpicarle.
- Leonard Graham: Capitán retirado del ejército. Gracias a las medallas conseguidas y a la pensión que consiguió en su retirada del servicio activo tiene una vida acomodada en una pequeña granja a las afueras. No es un hombre ambicioso, aunque se le suele encontrar rememorando los viejos tiempos y las emociones pasadas. En el pueblo suelen llamarle “Capitán”.

Forasteros (14):

Gente proveniente desde los cuatro puntos cardinales llegan a Perdición por todo tipo de motivos. Las gentes de la ciudad son cuidadosas con los desconocidos, pero de unos meses hacia aquí, las calles están llenas de forasteros.

- Jefrey Willianson III: Noble británico escapado de su casa para correr aventuras en las colonias. Está realizando un viaje para conocer las tierras de las que ha estado leyendo en diferentes panfletos de famosos pistoleros, y pretende ser uno de ellos. A pesar de portar un arma, sus refinadas costumbres y camaradería le hacen ser todo un caballero bien diferenciado de la morralla que puebla Perdición.
- Gunter Von Kartoffen: Mayordomo alemán de Jefrey Willianson III. Está al cargo de su señor, y jamás cuestionaría sus decisiones. No domina el idioma, por lo que su acento delata su procedencia.
- Mark “Si que si” Cheyenne: Vendedor de milagrosos remedios para la cura de todos los males. Si tienes un problema de salud y unos pavos él tiene la solución. Además, la mayoría de sus remedios también sirven para dar brillo al metal. Recorre la comarca de lado a lado y es de los pocos que cuando vuelve por un mismo sitio no es emplumado o apaleado, si bien es forastero en esta ciudad no es la primera vez que muestra sus mercancías en el lugar.
- Don Cupper: Pianista y artista polifacético de profesión. Dimitió de su anterior trabajo en Dextown por la repentina muerte del cantinero a manos de algunos clientes disconformes con la música del local y el precio de los licores. Dado que era el único testigo de lo ocurrido tuvo que cambiar de emplazamiento por razones obvias.
- Gary Terrain: Parece empeñado en continuar la tradición familiar de morir en alguna cárcel o en algún tiroteo. Ejerce de pistolero a sueldo en algunas ocasiones, pero sobre todo busca trabajillos con los que obtener un buen botín y en poco tiempo canjearlo por alcohol y mujeres en el local más cercano. Está buscado por la ley en  varios estados, así que le quedan pocos lugares en los que ocultarse.
- Perry Carlson: Vaquero solitario e itinerante. Recorre los caminos del estado de un lado para otro sin mirar atrás. Jamás pasa por un mismo lugar, aunque ya tiene cierto renombre por los caminos. En algunas poblaciones se dice que solo se marcha de una ciudad cuando tiene una muesca mas en su revolver.
- Brian London: Soldado sudista que no ha entregado ni sus armas ni ha rendido su odio por la unión. Escapa de una continua persecución por parte de los agentes del gobierno, ya que su cabeza está puesta a precio, no solo por lo ocurrido en la guerra si no por los sabotajes y atentados que realiza en su camino a las propiedades del estado o sus representantes.
- Tatanka Estrella del alba: Expulsado de su tribu por el gran interés que ha tenido siempre sobre el pueblo de los blancos. Quizás es el único indio que sabe leer y escribir. Por este motivo y su amistad con algunos blancos, ha sido utilizado en algunas ocasiones para iniciar conversaciones de paz con los indios salvajes.
- Lian Wood: Pertenecía al ejército de la Unión. Un hombre de rango que terminada la guerra se ha dedicado a perseguir forajido para  entregarlos a las autoridades por un puñado de monedas. Quizás la llegada de este caza recompensas a Perdición pueda resolver algunos de los problemas locales.
- Robert Shepard: Robert se crió en una reserva india, aunque fue encontrado abandonado en el bosque cuando era un crío. Los indios le enseñaron a rastrear, cazar y poner trampas, y decidió usar sus habilidades para atrapar maleantes. Actualmente está en Perdición en busca de alguna presa.
- Joseph Hook: Un señor misterioso que hace muchas preguntas. Deambula por la ciudad desde hace unos días. Muchos dicen que puede ser un agente del gobierno, un Marshall o algo por el estilo. Es un caballero educado y correcto pero siempre que entra en algún establecimiento, deja ver su revolver bajo la chaqueta.
- Mathew Chesterfield: Matt era capitán del ejército de los confederados durante la guerra de sucesión. Dominado por sus tormentos, Matt suele beber hasta quedar prácticamente inconsciente, y no es la primera vez que duerme en la oficina del sheriff por su propia seguridad, ya que suele expresar sus diferencias políticas cuando lleva unas copas de más. Nadie sabe por qué está en Perdición, aunque le suelen interesar mucho los nuevos forasteros que llegan.
- Harry “baboso” McQueen: Un detestable buscavidas que no hace más que meterse en líos. Asiduo de tabernas y calabozos, Harry deambula por la ciudad buscando nuevas fórmulas de éxito con las que amenizar sus lentos y aburridos días.

Los comancheros (4): (Completo)

Sureños provenientes de las tierras del sur, estos nómadas suelen comerciar con los mismísimos indios, por lo que no son muy bien recibidos en ciertos lugares. Conocidos por su adicción al tequila y sus canciones, deambulan por las calles buscando alguna esquina donde cobijarse del sol.

- Raúl Sánchez de Santamaría: Según sus compañeros es simplemente un negociante, aunque sus actividades suelen rozar la ilegalidad. Trafica con armas y alcohol para los indios o para todo aquel que quiera conseguir alguno de los productos que tiene sin cuestionar el origen de la mercancía. No le gusta tener que usar las armas pero no dudaría en hacerlo si así puede salir de una situación complicada.
- Pancho Vargas: Compañero y socio en los negocios de Raúl Sánchez. Es especialista en armas blancas y encargado de contactar con los indios para realizar sus negocios, ya que comparte sangre con ellos y conoce el idioma para poder realizar sus tratos. Continúa teniendo algunas costumbres de su origen como es el arrancar la cabellera de sus enemigos cuando los mata.
- Mariano Bolívar: Es un revolucionario que sirve de conexión con los que están más allá de la frontera para conseguir armas. Tiene una motivación  más importante que la del dinero y espera conseguir apoyos tanto de los indios como de los yankees para acabar con la tiranía en su tierra.
- Ernesto Rodríguez: Casi parece un muerto cuando uno se lo encuentra por la ciudad, ya que siempre está apoyado en algún muro bajo su enorme sombrero y polvoriento poncho. Esa inactividad tal vez sea fruto de pasar muchos años dándole a la bebida y recibiendo golpes, aunque jamás pierde la vista de su alrededor

Todo el material de la web pertenece a la asociación EJEN. Webmaster: Raúl Rosso (torpedosoft [@] gmail.com)

Bienvenidos a la web que recopila toda la información relacionada con la Asociación Ejen y sus eventos de rol en vivo.
Línkanos
Nuestro mail
organizacion.ejen@gmail.com
Próximo evento

- Pincha en la imagen -